Que no nos sorprenda

28/08/2018 - Daniel González

El pasado 26 de julio, San Gil fue escenario de una nefasta tragedia natural que se llevaría la vida de un menor y dejaría heridas a más de 30 personas de las cuales 18 eran menores de edad. Al siguiente día la capital turística de Santander se declaró en alerta roja.


El estupor posterior al siniestro se hizo viral en redes sociales. Algunos periódicos indicaron que más de 30 familias perdieron sus viviendas y otras más se vieron afectadas. 


La extrañeza del acontecimiento llamó la atención de todos los sangileños, el IDEAM se pronunció al respecto sosteniendo que éste fue un hecho atípico consecuencia de una onda tropical. Si bien las investigaciones hacen lo posible por esclarecer si la emergencia se debió a terceras personas o a un fenómeno natural, este artículo más que referirse a tales hallazgos, busca arrojar luz sobre una causa más profunda, no de los acontecimientos del 26 de julio sino de sus derivaciones. 


Vamos por partes, San Gil cuenta con un PBOT (Plan Básico de Ordenamiento Territorial) de 2003, publicado a ordenanza de la Ley 388 de 1997. Como se puede ver en la imagen (numeral 1.7), el plan de ordenamiento, instrumento para la planificación del territorio, hizo un dictamen por aquella época revelando las amenazas del municipio, que no son pocas; inundaciones, movimientos de tierra, avenidas torrenciales, entre otras.





Fuente: Páginas 16 -17 -18 del PBOT de San Gil


Las anteriores imágenes también enumeran algunas direcciones aledañas al río y dos nomenclaturas más cuyos emplazamientos son en la zona más prominente de San Gil. Naturalmente, algunas construcciones son de índole informal y pertenecen a población de escasos recursos. De igual forma, dentro de la planimetría expuesta en el PBOT se ilustran gráficamente los sectores que se encuentran comprometidos como ZONAS DE ALTO RIESGO. 


Sin duda alguna, es claro que el municipio ha estado al tanto de la problemática desde la misma formulación del PBOT en el 2003, sabe del peligro inminente que corren las familias y de la urgencia de una solución. Desafortunadamente han pasado 15 años desde aquel diagnóstico y aún no hay soluciones definitivas, tampoco indicios de ellas. Por el contrario, casos como el proyecto VIS ASOVIBRISAS evidencia la despreocupación por parte de los dirigentes.


Recordemos que Javier Agón, ex alcalde encargado de llevar a cabo el PBOT, fue condenado a 12 años y 5 meses de prisión por este escándalo. También vale la pena recordar que Álvaro Agón, hermano de Javier y posterior alcalde de San Gil, también fue encarcelado por el caso de ASOVIBRISAS. Curiosamente, en su plan de desarrollo 2012 – 2015 incluye una solución de 500 viviendas al problema de déficit habitacional, resaltando como prioridad la reubicación de las viviendas localizadas en zonas de riesgo, una esperanzadora propuesta que nunca se concretó. 


En conclusión, si las alcaldías han tenido conocimiento total de esta problemática, ¿por qué la sorpresa de los dirigentes frente al acontecimiento del 26 de julio? 




Fuente: Páginas 124 -125 del Plan de desarrollo de San Gil para el periodo 2012 - 2015


Igualmente, el accidente ocurrido dos años atrás en el sector conocido como el 'Malecón' que cegó varias vidas a raíz del alto flujo de tráfico pesado en una zona urbana, fue el motor de arranque para que el actual alcalde, Ariel Fernando Rojas, gestionara la construcción del anillo vial de San Gil.


Los sangileños llevaban años manifestando la necesidad de una circunvalar que desviara el tráfico pesado y sólo hasta ese lúgubre enero la Administración Municipal acogió con seriedad las peticiones de sus habitantes. ¿Acaso las tragedias deberían preceder las soluciones para que éstas sean expeditas?


Estos y otros antecedentes hacen que sea imperante para San Gil direccionar su crecimiento y gestionar a través de un nuevo plan de ordenamiento territorial el nuevo uso de suelos, aprovechando las bondades del territorio sangileño. Es necesario intervenir sanamente el medio físico, proyectar soluciones a corto, mediano y largo plazo, que encaminen al buen crecimiento del municipio. 


Nuestra mirada y la de nuestros dirigentes debe apuntar a las potencialidades de los nuevos nodos de desarrollo y de su capacidad de construir ciudad. En ese sentido, Bucaramanga es un ejemplo a seguir, su preocupación actual por el desarrollo de la ciudad y sus nuevas políticas de injerencia sobre la misma pueden ser principios aplicables en la capital turística de Santander.


Es tiempo para un nuevo proceso de diagnóstico y análisis sobre San Gil, de anticiparnos a las dificultades y también a las catástrofes. Un tiempo para crecer y hacer ciudad, en el que podamos empaparnos de nuestras memorias, anales y evolucionar. Ya se ha dicho antes: 'quien no conoce su historia, está condenado a repetirla'.


*Esta columna obedece exclusivamente a la opinión del autor.


Sobre el autor: Daniel González, Arquitecto egresado de la Universidad Santo Tomas de Bucaramanga, oriundo de San Gil.

VEA TAMBIÉN

Sangileños marcharon contra el abuso sexual infantil

VEA TAMBIÉN

El 28 de agosto regresa el Ecomercado a San Gil

X

Aviso Legal y Políticas de Privacidad



Periódico El Santandereano es un medio de comunicación que le ofrece a sus lectores contenidos con alta calidad periodística creados bajo el rigor ético que exige esta actividad. Quienes ingresen a nuestro sitio lo harán bajo los términos y condiciones que serán descritos a continuación.

1. Usuario

Al acceder a nuestro portal entendemos que está de acuerdo con los términos y condiciones generales aquí reflejados, que aceptan las obligaciones que estos le exigen y admiten las políticas de protección de datos y demás aspectos descritos en este documento.

2. Uso del sitio web

Nosotros le proporcionamos acceso a contenidos de su interés que son creación y propiedad de Periódico El Santandereano y, eventualmente, de los colaboradores que nos ofrecen su material periodístico. Para la difusión de los contenidos y con fines de fortalecer nuestra estrategia digital, podremos recolectar la información que describimos a continuación:

* Cookies: cuando navega nuestro sitio web, recolectamos cierta información como, por ejemplo, cuánto tiempo permanece en nuestro sitio web y desde qué dispositivos. Esta información la recopilamos usando la tecnología Cookies. Las cookies pueden ser bloqueadas desde su navegador en el momento que lo crea conveniente.
* Datos de navegación e historial: recolectamos información específica sobre sus acciones dentro de nuestro sitio web, entre ellas qué secciones visita y a cuáles botones les da click. Ello nos ayuda, al igual que las cookies, a optimizar los contenidos y adaptarlos a sus intereses.

3. Protección de datos

Cuando una persona se suscribe a nuestros boletines o cuando nos contacta por medio de los formularios de nuestro sitio web, le solicitamos algunos datos personales necesarios para brindarle una atención más personalizada. Al suministrarlos, está de acuerdo con los términos de protección de datos descritos a continuación.
Los datos y la información que nos suministren serán usados exclusivamente por nosotros para fines internos de comunicación y mercadeo, ningún tercero va a tener acceso a dicha información sin que nos sea autorizado. En cualquier momento podrá retirar la suscripción a nuestros boletines de correo electrónico, basta que nos envíe un correo expresando su decisión.

4. Propiedad intelectual

Somos titulares de todos los derechos de propiedad del sitio web www.elsantandereano.com y los elementos contenidos en el mismo: textos, imágenes, audios, vídeos, marcas o logotipos. Las imágenes o contenidos que sean utilizados de terceros tendrán el crédito respectivo.

5. Exclusión de garantías y responsabilidades

Hemos adoptado las medidas tecnológicas necesarias para evitar la violación a la seguridad de los datos almacenados y recopilados a través de nuestro sitio web; sin embargo, ningún sistema está exento de sufrir ataques a la seguridad de los datos y demás contenidos, razón por la cual no podemos hacernos responsables de virus o violaciones a la seguridad que pongan en peligro dicha información.

6. Enlaces

En caso de que enlaces o hipervínculos que direccionen a otros sitios de internet sean posteados en nuestro sitio web, no podremos ejercer ningún tipo de control sobre dichos sitios y contenidos ajenos, por lo que no asumimos ninguna responsabilidad ni garantizamos la disponibilidad técnica, calidad, fiabilidad, exactitud, amplitud, veracidad ni validez de cualquier material o información contenida en ninguno de dichos hipervínculos u otros sitios.

7. Generalidades de los términos y condiciones

* Ningún contenido de www.elsantandereano.com puede ser utilizado total o parcialmente sin previa autorización.
* Nos reservamos el derecho de eliminar cualquier comentario ofensivo o fuera de tono publicado en la sección de comentarios de nuestro sitio web.
* Los datos personales que usted nos suministre serán únicamente para uso de Periódico El Santandereano.
* Al suscribirse a nuestros boletines, usted autoriza la recopilación, procesamiento y utilización de toda la información que nos suministró.
* En cualquier momento podremos modificar las condiciones aquí expuestas, por lo que le recomendamos revisar continuamente esta página para asegurarse que está de acuerdo con dichos cambios.